“El carnero”: 150 años

El Carnero, de José Rodríguez FreyleLas hazañas amorosas de la polémica Inés de Hinojosa, quien asesinó a sus maridos con la complicidad de los amantes, o el caso de la bruja Juana García, negra liberta consultada por las prestantes esposas de los encomenderos y quien con sus hijas manejó el comercio del amor, son dos de las 25 “historietas” -como se les llamaba- de ‘El Carnero’, de Juan Rodríguez Freyle.

Esta obra clásica de la vida diaria neogranadina está cumpliendo 150 años de su primera publicación y para celebrarlo, se realizará en Bogotá, entre el 15 y el 17 de julio, un simposio con profesores de las universidades de Los Andes, Nacional, Javeriana, Arkansas (E.U.), Cornell (E.U.) y Yale (E.U.).

“El libro tiene el valor de narrar, por primera vez, la vida erótica de estos varones ilustres que Castellanos puso como en un monumento, dejando al descubierto su corrupción y sus traiciones”, explica Betty Osorio, profesora de Literatura de la Colonia, en la Universidad de los Andes.

La catedrática precisa que si bien Rodríguez Freyle lo terminó de escribir hacia 1638, ‘El carnero’ circuló durante muchos años en forma de manuscritos, que la gente copiaba y se pasaba de mano en mano. “Probablemente había mucha censura de la misma Real Audiencia y de la administración española”, dice Osorio.

Sólo en 1859, Felipe Pérez lo publicó en ‘El Mosaico’, periódico que se preocupó por divulgar tanto las obras literarias de la naciente república como las novedades extranjeras, por entregas.

El encanto de la obra de Rodríguez Freyle, de quien se sabe era hijo de españoles al parecer de origen judío, radica en haber plasmado en sus crónicas esas historias privadas que todos querían conocer, pero que por diferentes motivos eran archivadas.

La profesora Osorio explica que si bien el título con el que circuló (el original ocupa más de diez líneas) hace alusión al tema de los cuernos amorosos y al machismo, también se le denominaba carnero al cesto en el que se echaban los papeles viejos. “Y probablemente las historias fueron autos de la Real Audiencia a las que no se les continuó el proceso y se escondieron”.

Se trata, pues, de un texto colonial de gran importancia para los intelectuales de la época. “Yo diría que Rodríguez Freyle fue uno de los primeros cronistas de ciudad -anota Osorio-. En su libro, hay también un juego ambivalente, porque muchas veces no se sabe si el autor está siendo moralista, si está haciendo juicios o simplemente quiere contar esas historias para que los lectores sepan la vida diaria de del Nuevo Reino de Granada y de Santa Fe de Bogotá”.

Simposio ‘El Carnero 150 años de su publicación’

Algunos eventos:

Miércoles 15 de julio
– 10 a.m. ‘Grandeza novogranadina’, Rolena Adorno (Yale), Uniandes.
– 3 p.m. ‘El carnero y la imprenta de Bogotá’, Hernando Cabarcas, Biblioteca Nacional.

Jueves 16 de julio
– 10 a.m. Caso Juana García, a cargo de María Antonia Garcés (Cornel), Uniandes.
– 11. a.m. Caso del Cacique de Turmequé, por Betty Osorio, Uniandes.
– 3 p.m. Caso Inés de Hinojosa, a cargo de Ángela Robledo. Museo de Arte Colonial.

Viernes 17 de julio
– 10 a.m. ‘El carnero y la historiografía neogranadiana’, Luis F. Restrepo (U. de Arkansas), Instituto Caro y Cuervo.

“El relato demuestra que las mujeres estaban bajo el yugo de los maridos, y que doña Inés de Hinojosa tenía todo el derecho de quitarse de su vida a esos hombres tan espantosos”.
Betty Osorio, profesora de literatura.

* Publicado en Vive.in

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *