Periodismo y lo público

Escrito en el 2006. Periodismo digital desde Colombia.

Periodismo y lo público

¿Cuál es mi visión desde el periodismo sobre lo público tras la lectura de los documentos de Nancy Fraser (Repensado la esfera pública) y el de Ana María Miralles (¿Y dónde está lo público?)

Para responder esta pregunta hay que conocer que se entiende por público, es primera instancia, “lo que es manifiesta y es visto por todos, de común potestad y opuesto a lo privado”.

Una de las teorías de la comunicación de masas, conocida como agenda setting o el establecimiento de la agenda, se enfoca hacia el estudio de la forma en que la agenda que aparece en los medios informativos influye la opinión pública. En palabras de Karuss y Davis, 1991, “… su éxito (refiriéndose al caso puntual de la prensa) es asombroso en cuanto a decirle a sus lectores acerca de qué pensar”, es decir, los medios informativos se posicionan como los establecedores de la agenda pública al seleccionar, jerarquizar y escoger el rango de frecuencia de la información, influyendo de manera indirecta en los receptores.

En su texto, Ana María Miralles dice, al citar a Gabriel Tarde, que una de las importantes contribuciones de los medios a lo público es el poner temas de conversación comunes, es decir, sustentar un “diálogo social” donde los medios asuman el papel de informadores entre cada uno de los grupos sociales y el Estado, partiendo del principio de la imparcialidad y objetividad a la hora hacerlo. Desde que estamos en las aulas se nos habla de la responsabilidad social de los medios y por ende de nosotros como periodistas, por eso se nos dice: construir la noticia con las versiones en pro y en contra de los hechos, evitar convertir el artículo periodístico en un texto de opinión personal, defender los intereses del bien público (sobre todo a la hora del periodismo de investigación), entre otros aspectos.

Sin embargo, a pesar de que se habla de esta función social de los medios, la cuestión tiende a estar más en lo publicable que realmente en el interés de lo público. Sexo y violencia generan emociones y venden mucho más y las ventas se traducen en dinero lo que a su vez le permite a una empresa periodística sobrevivir, aunque no es una medida universal aplicable a todas las empresas periodísticas.

Por otro lado, como decía en párrafos anteriores, la denominación del cuarto poder para los medios no es gratuito, ellos no dominan la opinión pública, pero si tienen mucha influencia en la misma, quiérase o no, los medios establecen lo que va a ser noticia ya que poseen la infraestructura para hacerlo.

Por otro lado, se hace interesante el fenómeno de los blogs en internet, porque primero, quien publica normalmente no tiene una formación especializada en periodismo, hace público lo privado (por ejemplo, como el blog de una newyorkina que cuenta con más de 2500 visitas diarias y habla de sus amores y desamores y lo ilustra con fotos de ella), además, se ha convertido en el medio alternativo por excelencia para publicar lo que los medios tradicionales no divulgan o le hacen poco énfasis. Es un medio que está tomando auge e importancia, en algunos casos extrema, por así decirlo, como el caso del periodista que le costó su puesto en CNN.

Los blogs en cierta forman se han convertido en un desafío, por decirlo de algún modo, para los medios tradicionales porque estos no pueden controlar la información que allí se publica, haciendo énfasis en la información relacionada con el interés público, es decir, acontecimientos de tipo político, económico, judicial, entre otros. No deja de ser un fenómeno de los nuevos mass media que merece un detenido seguimiento.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *