“La Princesa y el Sapo”, una muestra de la industria hollywoodense

Este trabajo lo realicé para una clase de la maestría en conjunto con Sergio Corona y Carla Maeda. Espero les sea de utilidad.

“La Princesa y el Sapo”, una muestra de la industria hollywoodense

¿Cuáles son las características que han hecho imponerse al cine de Hollywood?

Haciendo un recuento de lo planteado por Hoskins et al en el texto “Why does the US dominate trade?” y por John Sinclair en “Televisión: comunicación global y regionalización”, encontramos:

1. La creación de estudios cinematográficos: producción de películas como una fábrica, estandarización del producto en géneros y sistema de estrellas.

2. Las grandes inversiones de dinero provenientes de los bancos privados estadounidenses.
3. Producción en el idioma inglés y el doblaje de las mismas de acuerdo al perfil dirigido (usualmente niños)
4. Más dinero en el bolsillo de los espectadores
5. Descuento cultural
6. Sistema de distribución: la estrategia de los lanzamientos de películas se hacen de manera simultánea (cubrimiento).
7. División de las ganancias

Lo anterior, trasladado a la película de Disney “La Princesa y el Sapo”:

1. Uno de los aspectos que contribuyen al éxito de las películas de Hollywood su producción en serie o en cantidades industriales, es decir, como una fábrica y se estandarizan los productos en géneros y sistema de estrellas (Sinclair, 2000, p. 30). Walt Disney Pictures y sus subsidiarias, como Walt Disney Animation Studio, cumplen perfectamente con esto, en primer lugar, tienen un sistema de estrellas, tal vez no en las películas animadas pero si en algunas otras partes de su factoría, algunos ejemplos de esto son Miley Cyrus, Hilary Duff, Demi Lovato, Selena Gómez y Lindsay Lohan.

Por otro lado, sus películas animadas están estandarizadas, todas tienen características muy similares entre sí. El caso de “La Princesa y el Sapo” por supuesto no es la excepción, la prueba es que forma parte de la tan amplia lista de filmes que llevan el sello de “las princesas Disney”.

A pesar de que esta historia intentó ser alternativa en el sentido de que presenta a una princesa negra y pobre de origen, al final de cuentas cae en el guión preestablecido del hada madrina, el príncipe que ayuda a la doncella a solucionar sus problemas, el villano y el ya tan conocido “y vivieron felices para siempre”. Es importante destacar que esta es la visión anglosajona de los afroamericanos, de la misma manera que “Aladino” fue la versión sajona de los árabes o “Mulan” de los chinos.

2. Sinclair en su texto afirma que uno de los aspectos que volvió dominante la industria del cine estadounidense fue la inversión de la banca privada de ese país en los estudios de cine, siendo Paramount el primer caso. Sin embargo, con la crisis financiera del 2009 que también golpeó la industria cinematográfica y que llevó, por ejemplo, a que el acuerdo de Paramount Pictures con Deutsche Bank por US$450 millones de dólares para financiación de películas colapsara y el banco Société Générale SA cerrara su departamento de financiación de películas, el modelo sigue gracias a los inversionistas extranjeros que han ingresado a raíz de la evaporación de los fondos suministrados por Wall Street. Tal es el caso de Dreamworks Studio que se alió con el conglomerado indio Reliance ADA Group y la adquisición de una obligación crediticia con el JP Morgan Chase. En el caso de Walt Disney Company, de la cual hace parte Walt Disney Animation Studio productora de “La Princesa y el Sapo”, ha contando desde sus inicios con fondos provenientes del Bank of America.

3. Hoskins en su texto hace énfasis en la producción de Hollywood en el idioma inglés. En el caso de “La Princesa y el Sapo”, su elenco en este idioma lo conforman actores y personalidades de la televisión de ese país, afroamericanos en su mayoría, unos que incursionan por primera vez como actores de voz y otros ya con experiencia en la rama. Anika Noni Rose (Tiana) es una actriz de televisión afroamericana, siendo esta su primera participación como actriz de voz y como cantante de bandas sonoras. Bruno Campos (Vaneen) es un actor de televisión oriundo de Brasil que también incursiona por primera vez como actor de voz y cantante de bandas sonoras. Keith David (Dr. Facilier), es un veterano actor televisión y de voz afroamericano. Se destaca Oprah Winfrey, famosa presentadora de reality shows en la voz de Eudora, la madre de Tiana. Otros miembros del elenco son Michael-Leon Wooely (Louis), Jennifer Cody (Charlotte), Jim Cummings (Ray), Meter Barlett (Lawrence), Jennifer Lewis (Mama Odie), Terrence Howard (James), John Goodman (Big Daddy LeBouf), y las niñas Elizabeth Dampier (Tiana niña) y Breanna Brooks (Charlotte niña).

Las canciones interpretadas por los protagonistas de la película son un elemento infaltable en las películas de Disney dirigidas a un público infantil. En el caso de “La Princesa y el Sapo”, hacen presencia tres canciones compuestas para la misma: Never knew I needed, Down in New Orleans y Almost there. Adicionalmente, en el CD de música de la película, que sólo existe para la versión en inglés, se recopilan en total 17 pistas incluyendo las canciones mencionadas en la voz de sus protagonistas.

En lo referido a la dirección de la película, cuenta con la fórmula Ron Clements y John Musker quienes le han dado vida a otras princesas Disney como ha sido Ariel de La Sirenita y Jazmín de Aladino, además de dirigir otras tantas películas animadas en dos dimensiones como Hércules y El Planeta del Tesoro. Ambos tienen una larga carrera en Disney y Clements hizo parte del “Disney Talent Development Program”.

En el caso de esta película, por ser animada y estar dirigida a un público infantil, fue doblada al español bajo la supervisión de la misma Disney. En la versión latina las voces fueron interpretadas por actores de doblaje de trayectoria como Mireya Mendoza (también locutora y vocalista oriunda de Monterrey en la voz de Tiana), Mario Filio (Vaneen), Víctor Trujillo (actor y comentarista mexicano en el Dr. Facilier), Francisco Céspedes (cubano en la voz de Louis), Arturo Mercado (Ray), Leyla Rangel (Charlotte), entre otros. La adaptación de las canciones para ser interpretadas en español estuvo a cargo del músico mexicano Jaime López.

4. Otra de las características que contribuye a que las películas de Hollywood tengan tanta importancia dentro de Estados Unidos es, según Hoskins et al (1997), que los estadounidenses tienen un mayor poder adquisitivo, por lo cual pueden acudir al cine con mayor regularidad, prueba de esto es que su salario mínimo actual es de 7.25 dólares por hora (AP en los recursos humanos, 2009), además de esto, ese país tiene muy extensa. Actualmente supera los 306 millones de habitantes (2009).

En contraste, el salario mínimo en México es de 57.46 pesos en la zona A que es la que tiene establecida la cantidad más alta (SAT, 2010). Sin embargo, esta nación también es una de las más pobladas, actualmente tiene más de 106 habitantes, esto provoca que una gran cantidad de personas acudan al cine. Pero, ¿por qué las películas más vistas en México son las estadounidenses?

Una de las razones es la oferta que existe en México, la cual favorece al país del norte. Esta situación se acentuó con la llegada del Tratado de Libre Comercio.

Oferta cinematográfica en México (1994) y oferta cinematográfica en México (2004)*

5. Con lo anterior se puede ver que la gran mayoría de las películas que se exhiben en México son de origen estadounidense. Esto a su vez provoca que para la audiencia en ese país latinoamericano (y en muchas otras de las naciones del mundo), la narrativa norteamericana sea la más común y los estereotipos presentados sean los más presentes en las mentes de los espectadores, produciendo así un mucho menor descuento cultural. Es decir, un mexicano se identifica mucho más con la cultura norteamericana que con la alemana, francesa, china, etcétera, por lo cual prefiere consumir productos mediáticos provenientes del país vecino que de cualquier otro.

6. Semanas antes del estreno de “La Princesa y el Sapo” en los Estados Unidos, Disney anunció que comenzaría a utilizar un nuevo esquema de distribución: en vez de contar con diferentes divisiones para la distribución, lanzamiento en DVD, promoción, etc. Disney decidó utilizar un sistema celular: es decir, el mismo equipo se encarga de todos los aspectos de la comercialización de la cinta, lo cual le permite al estudio reducir costos y llevar a cabo estrategias más osadas de distribución y promoción (Smith, 2009).

La capacidad económica y los contactos de la empresa permiten tanto la impresión de una gran cantidad de copias como la distribución de éstas, gracias a lo cual las cintas de Disney gozan de un estreno casi simultáneo a nivel mundial. “La Princesa y el Sapo” se estrenó simultáneamente el 11 de diciembre del 2009 en los Estados Unidos, Canadá, México y Brasil. En Italia, la cinta se estrenó el 18 de diciembre, mientras que en Argentina y España se estrenó el 7 de enero y el 15 de febrero, respectivamente (IMDb, 2010).

En contraste, la cinta de animación Gake no ue no Ponyo se estrenó en su país de origen, Japón, el 19 de Julio del 2008, y tardó más de un año en ser estrenada en los Estados Unidos, el 14 de Agosto del 2009. En México, la cinta se estrenó en marzo bajo el nombre “El secreto de la sirenita”. (IMDb, 2010).

7. En lo que respecta a la división de ganancias, el sistema de renta o concesión mediante el cual las cadenas cinematográficas adquieren los filmes está diseñado para favorecer enormemente al estudio cinematográfico: Durante la primera semana de exhibición de una cinta, la cadena de cines debe pagar al distribuidor entre 70% y 90% del dinero recaudado en taquilla, dependiendo de la cinta (Lewis, 1998). Conforme avanzan las semanas, este porcentaje disminuye. Hacia el tercer mes de exhibición, el porcentaje pagado a la distribuidora alcanza su nivel más bajo, entre 35% y 50%. Debido a esto, la casa distribuidora se garantiza un éxito económico razonable, mientras que las cadenas de exhibición deben recurrir a precios inflados en dulcería y venta de publicidad para lograr obtener una ganancia (Goleby, 2010). Debido a la nueva estrategia de marketing celular de Disney (la cual favorece un tiempo reducido de exhibición para aprovechar el “hype” y lanzar el título rápidamente en DVD) las casas cinematográficas se enfrentan a una situación aún más adversa, lo que ha llevado a algunas de ellas a boicotear las cintas de esta distribuidora (Tran, 2010; The Daily Record, 2010).

—–

*CINCO en María de la Luz Casas Pérez. Una mirada a las pantallas: Oferta cinematográfica en México antes y después del TLC.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Un comentario para ““La Princesa y el Sapo”, una muestra de la industria hollywoodense”

  1. Creo que Disney aportó un buen capital en una de las películas que regresaron al 2D, ya que todos estaban acostumbrados al 3D de Toy Story. Yo me quedó con la película de La princesa y el sapo, es divertida y tiene muy buena música. Además ya hacía falta una historia de princesas, aunque está es mejor porque Tiana es independiente y no espera a su príncipe azul.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *