Jóvenes autores a la caza del editor

En esta ocasión los dejo con esta noticia publicada en El Periódico (España), si bien puede ser una jugada mercadotécnica del Máster en Creación Literaria de la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona), no deja de ser una iniciativa inédita e interesante para los talentos emergentes que están en búsqueda de quien los cace.

Jóvenes autores a la caza del editor
Cómo sacar la cabeza en el mundo editorial siempre ha sido una cuestión difícil de resolver para cualquier joven escritor inédito. De hecho, por mucho que escriba, uno no acaba de ganarse el título hasta que se traspasa la frontera de la escritura digamos ‘virtual’ y acaba siendo editado. Y para hacerlo, pese a haber muchos caminos, solo parece haber un punto de partida. Todas las fuentes consultadas coinciden en que no hay otra que “escribir, escribir y escribir”, hasta que el resultado como apunta José María Micó, codirector junto con Jorge Carrión del Master en Creación Literaria de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), “no sea mejor que el de los demás sino algo distinto”. Pero pongamos que eso ya se ha logrado, que se ha sido original, riguroso y creativo ¿cómo salvar la a menudo insalvable distancia hasta que el editor decide que sí, que merece la pena publicarte?

Para intentar dar respuestas prácticas a ese proceso, el Máster de Creación ha organizado este viernes Link, el primer encuentro entre escritores emergentes y el mundo editorial, con una madrina de excepción, Sigrid Rausing, editora de la revista británica ‘Granta’, o lo que es lo mismo, la publicación que se ha dedicado a expedir cartas de categoría cada 10 años a los jóvenes autores en lengua inglesa (y más tarde también en castellano),desde que en 1983 Martin Amis, Ian McEwan, Julian Barnes y Kazuo Ishiguro saltaron a la palestra como integrantes de la primera hornada de chicos prodigiosos de las letras británicas.

Cómo ‘venderse’
La parte central del Link implica un contacto directo entre autor y editor, siguiendo el modelo americano, el del famoso ‘pitching’, un concepto muy utilizado en el sector audiovisual que implica la presentación pública de un proyecto ante inversores, productores y cadenas de televisión. ‘Mutatis mutandis’, aquí los escritores emergentes, exalumnos del máster, se dedicaron a hablar en público de sus libros inéditos convenciendo (o no) a un auditorio en el que se encontraban editores como Sandra Ollo de Acantilado, Anna Soldevila de Destino, Olga Martínez Dasi de Candaya, Pere Ortin de Altaïr o las agentes Ella Sher y Sandra Pareja, de Casanova Lynch.

Para la joven escritora Marta Carnicero, presente en la mesa redonda ‘¿Cómo acceden los autores al mercado editorial?’ y autora de ‘El cel segon Google’ (La Magrana / Acantilado) con el que debutó, la búsqueda de la recomendación de alguien que esté en el mundillo, ya sea agente, autor o editor, es tan prioritaria como trabajar profundamente, una y otra vez, el manuscrito “porque a las editoriales llegan muchísimos originales y si en una primera cata rápida no se percibe la calidad siento que no hay mucho que hacer”. Y es que a veces ocurre lo imprevisto y es que sencillamente se produzca la conexión de una agente (ellas son mayoría) o un editor sin que el manuscrito venga acompañado de la menor recomendación más allá de su propia calidad. La agente Ella Sher que tiene en un catálogo a dos escritores llegados de la nada se resiste a dar consejos pero desempolva algunos que un colega le dio hace años: “Debes conocer la tradición para luego saltártela. Hay que leer de todo y conocer todos los géneros. Hay que tomarse todo el tiempo que necesites para escribir bien y además dejar reposar la escritura. Y además debes armarte de paciencia porque los tiempos editoriales son extremadamente largos”.

El destino del sello independiente
Si hay una editorial que haya apostado al 100% por los autores en castellano, tanto latinoamericanos como españoles, esa es Candaya. De los 58 libros que hoy integran su catálogo, 17 han sido autores emergentes. Suyo es el mérito de haber descubierto a Agustín Fernández Mallo, cabeza visible de la Generación Nocilla. Olga Martinez, su editora, sabe bien que su destino es descubrir a los nuevos nombres de la narrativa de mañana para que más tarde sean las grandes editoriales las que saquen provecho a más largo plazo. Para dar una idea de la vorágine a la que se enfrenta un editor que publica nuevos autores hay que decir que a Candaya llega como media un manuscrito al día. “Aunque el pasado mes recibimos 46”. Aquí el consejo es que el autor conozca bien el perfil de la editorial a la hora de postularse a formar parte de su catálogo. En Candaya, que ha apostado fuerte por la literatura, piden que los textos que les lleguen “tengan voluntad de riesgo y que nos ayuden a comprender el mundo”.

Una perspectiva más universal tuvo el acto central del Link que reunió a Sigrid Rausing y a Valerie Miles, profesora del máster y coeditora, con Aurelio Major, de ‘Granta’ en español. La presencia la revista en el Link plantea superar una nueva pantalla en el videojuego de la promoción editorial para los menores de 35 años. Una vez que el autor ha conseguido publicar, ¿cómo convertirlo en un escritor consolidado en el mercado? ‘Granta’ tiene mucho que decir, gracias a sus listas, aunque ninguna ha resultado tan reveladora del talento –prácticamente todos se hicieron famosos- como la primera, quizá hasta el punto de taponar a los escritores más jóvenes. “Aparecer en la lista de ‘Granta’ abre muchísimas puertas –explica Rausing- a la hora de hacer la selección trabajamos directamente con la editoriales que nos mandan sus propuestas. Pero una vez empieza la selección ya no hay el menor contacto porque intentamos que no haya conflicto de intereses”.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *